Ana Torres Psicóloga en Sevilla

LAS 7 CLAVES QUE NECESITAS SABER SOBRE LA TERAPIA

Mañana es 1 de septiembre, y el teléfono ya está que echa humo. Comienza “el principio de curso” y entre las decisiones que se suelen ir posponiendo, y que en verano aparecen como incuestionables, viene el tema de la terapia. A finales de agosto la frase que más suelo escuchar es “ya no lo dejo pasar más”

Así que abro el teléfono y allí están todas las demandas para confirmar el deseo de empezar un proceso terapéutico. Y aquí la pregunta del millón ¿a quién voy?, ¿cómo sé qué estoy eligiendo bien?

Para que una terapia funcione considero que es fundamental elegir a la persona adecuada para ti y que además haya “match” entre terapeuta-paciente, que las dos estén convencidas de querer trabajar juntas. Es a la persona a la que le vas a contar tus intimidades y secretos, en quien puedes confiar y quien va aportar un marco seguro para poder explorar todo tu mundo.

Dicho esto, que podría extenderme muchísimo más, pero es un tema muy completo el del encuadre terapéutico, así que voy a ir al grano sobre lo que me suelen preguntar el primer día de sesión;

“Ana es la primera vez que vengo: ¿la terapia de que va?

Pues bien, la terapia va de muchos aspectos, pero es importante que la persona que acude conozca algunos puntos cruciales que tiene que saber para que no se lleve a engaños o expectativas poco realistas. Considero que los fundamentales son:

  1. Hacer terapia es adquirir un compromiso contigo

Esto te llevará a darte importancia a ti, a las sesiones y sacar mayor provecho de ellas. La psicóloga es como la persona que te enseña a conducir, está ahí para acompañarte y enseñarte el camino pero la persona que lleva el coche y conduce eres tú. Las herramientas están en ti y en la terapia las irás descubriendo.

  1. Hacer terapia es aprender a reconciliarte con tu pasado para no volver a repetirlo

Algunas veces algunas personas se han quejado del por qué hay que hablar del pasado. Si observas que situaciones te hacen sufrir en el presente posiblemente reconocerás que son cuestiones que se repiten una y otra vez en tu vida. Eso ocurre porque hasta que no descubrimos porque hacemos las cosas que hacemos tendemos a repetirla de manera automática una y otra vez. Todo lo que hemos vivido lo hemos grabado en nuestro cuerpo, y nos acompaña todo el tiempo. Hablar del pasado y poder reconciliarte con el, es hacer las paces contigo.

  1. Hacer terapia es comprenderte de una manera nueva a ti y a los demás.

Relacionado con lo que acabamos de decir se encuentra este punto. Vamos al pasado, no para anclarnos en el, sino para que puedas entender porque eres así. Volver atrás con nuevos ojos y mapas mentales nuevos te hace poder entenderte de una manera nueva a ti y a los demás.

  1. Hacer terapia es aprender a querer las partes que menos te gustan de ti

Y cuando te comprendes de dónde vienes, porque has aprendido a actuar así y que función tiene cada cosa que haces, te das cuenta que de verdad hacemos lo mejor que podemos hacer con nuestra vida. La terapia te da, ante todo, la posibilidad de poder mirar esas partes más ocultas de ti y que más rechazas de una manera más compasiva.

  1. Hacer terapia es responsabilizarte de tu vida y dejar que los demás se responsabilicen de la suya.

Clave para deshacer muchos nudos internos que tenemos. En la mayoría de los casos nos han enseñado o a cargarnos demasiado con las responsabilidades de los demás, y eso te puede hacer sentir excesivamente culpable. O en el otro extremo te han podido enviar el mensaje de que no puedes o no tienes la fuerza necesaria para responsabilizarte de tu vida, con lo cual tiendes a dejarla en manos de lxs demás. En los dos casos hay sufrimiento y malestar.

  1. Hacer terapia es aprender a poner límites

El resultado de lo anterior, es que la mayoría de las personas tienen que aprender a poner límites de manera adecuada. Bien aprender a decir “No para no hacer lo que no te corresponde y soltar el exceso de responsabilidad, o todo lo contrario, para que no te invadan y no hagan por ti lo que puedes hacer tú.

  1. Hacer terapia es descubrir quién eres de verdad

Esto para mí es lo más fascinante. Cuando hemos crecido hemos ido construyendo una imagen de nosotrxs mismxs para adaptarnos a nuestro mundo. Actualmente hemos confundido esa construcción con quien somos de verdad. Hemos confundido “el traje” con la persona.

Hacer terapia es un proceso de autodescubrimiento en el que se van cayendo muchas mentiras. En el que descubres que eres mucho más de lo que creías, y que, en el fondo, se encuentra un niño o niña que tiene muchas cualidades y muchas potencialidades por asumir y sacar al mundo. Al final del camino el adulto o adulta tendrá la fuerza para poder mostrarlas.

El autoconocimiento es PODER

Eso sí! Es un proceso que lleva tiempo. No existen recetas rápidas y mágicas, sino compromiso y paciencia. Así que si te estás planteando comenzar terapia ve pensando en estas 7 claves. Si al final te decides, aquí estoy con la linterna y el mapa para comenzar el camino!

Un abrazo

Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat